Sobre nosotros


La historia de Static Code comienza en 1999 en Lugo, una pequeña ciudad al noroeste de España, como la idea de un joven adolescente aficionado al skateboard que un día se plantea hacer su propia marca de ropa, como una de esas súper conocidas que veía en los escaparates y en las revistas. Entonces se planteó: Si ellos pueden ¿porqué yo no?. La ignorancia mezclada con la juventud es muy atrevida.

Con muchas ganas pero sin dinero, formación empresarial y escasos conocimientos de diseño gráfico empecé a diseñar logotipos que vendía a mis amigos. Meses más tarde la marca entonces llamada Static se vendía en tres tiendas de Galicia.

En el 2004 con más conocimientos sobre diseño gráfico pero con igual o menos miedo al fracaso decidí asociarme con el propietario de una tienda de skate local. El tenía muchos años de experiencia en el sector y mucha más preparación empresarial que yo. ¡Éxito asegurado! – Pensé.

Él dirigiendo la parte de ventas y un servidor como diseñador gráfico, emprendimos la aventura de intentar vender en las mejores tiendas de España y competir de forma directa con las grandes multinacionales americanas y australianas… ¡fácil! .Es entonces cuando la marca pasa a llamarse Static Code.

Los recuerdos de como se planeaban los viajes para conocer clientes y en qué condiciones se hacían, son historias para contar a nuestros nietos. Miles y miles de kilómetros, por toda España para enseñar lo que hacíamos y en lo que creíamos, en un coche destartalado que hacía a la vez de hotel y restaurante.

Todo lo que antes nos parecía sencillo se vuelve complicado: tiendas que no apuestan por marcas pequeñas, una saturación de establecimientos y marcas increíble, complicaciones en distribución al por mayor, gestión de cobros y pagos…Vamos lo que venía siendo la gestión de una marca.

Aún así, conseguimos una cartera de clientes; quizás demasiado grande para lo que podíamos gestionar. Y lo más importante, hacer muy buenas relaciones personales con la inmensa mayoría de los propietarios y trabajadores de las tiendas; relaciones que todavía conservamos.

Siempre hemos intentado cuidar mucho el aspecto y las calidades de nuestras prendas y toda la imagen gráfica de la marca, cosa que el público valoraba, por eso compraba nuestras prendas; sin importarle demasiado el marketing, simplemente porque le gustaba lo que hacíamos.

Nuestra fuente de inspiración a la hora de diseñar, va desde la naturaleza que vemos a nuestro alrededor en Galicia cada día, hasta los dibujos infantiles a rotulador o cera, el papel de pared antiguo, el diseño de la escuela Suiza y Nórdica, las geometrías… Es en esta época cuando nace uno de nuestros eslóganes de más éxito y que mas nos identifican “Welcome to la Montaña”.

En 2008, cuando decidimos que era el momento de aumentar nuestra colección, apareció eso a lo que unos llaman crisis, otros ciclos, y nosotros simplemente mala gestión y un sistema insostenible. Resultado: cierre masivo de tiendas (nuestros clientes directos), millones de personas sin trabajo y sin expectativas de encontrarlo, caída en picado del consumo, marcas  reventando el mercado con venta directa online, sin respetar a nada ni a nadie…Resumen: diez años para atrás y vuelta a empezar con un tejido comercial destruido.

Más tarde la empresa que gestionaba Static Code se disuelve y es adquirida de nuevo por ese joven adolescente del principio que había comenzado la aventura.

En 2012, ese adolescente ya crecidito y con la experiencia lógica de haber pasado por todo lo anterior, emprende de nuevo el viaje con más ganas, si cabe, que nunca capitaneando un grupo de profesionales excelentes…y lo que es más importante y a la vez imprescindible, unas magnificas personas.

adolescente